Traduce:Translate into englishTraduire en francaisTraduzir para o PortuguesTradurre in italianoUbersetzen auf Deutsch翻译成中文
Comparte esta página:Comparte esta pagina en FaceBookComparte esta pagina en TwitterMeneame! esta paginaComparte esta pagina en DeliciousComparte esta pagina en Taringa

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un fichero que se descarga en tu ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario...

El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.
Sin tu expreso consentimiento mediante la activación de las cookies en tu navegador, esta web no enlazará en las cookies los datos memorizados con tus datos personales...

¿Qué tipos de cookies puede utilizar esta web?
- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serían el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquellas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

- Cookies publicitarias: Son aquellas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

- Cookies de publicidad comportamental: Son aquellas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Cookies de terceros: Como por ejemplo Google Analytics. Esta web puede utilizar servicios de terceros que recopilarán información con fines estadísticos, de uso del sitio web por parte del usuario y para la prestación de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este sitio web, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoces conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en tu navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en tu navegador puede no permitirte el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puedes permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en tu equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en tu ordenador.

En nuestras vidas participamos de una multitud de diferentes procesos y, en general, de todo el desarrollo de un proceso lo que más nos gusta es la llegada a la meta. Llegar y besar el santo. Y ya si llegamos los primeros el placer que sentimos es indescriptible.


Esto en principio no debería ser un problema. Está bien ponerse metas e intentar conseguirlas. Así es como vamos avanzando. El problema es que a veces, a menudo, diría yo, le damos tanta importancia a la meta que no disfrutamos del camino. Y además olvidamos que las cosas paso a paso, a fuego lento, se aprenden mucho mejor. Y se disfrutan más.


A los practicantes de taichi nos ocurre algo parecido cuando empezamos. Queremos saberlo todo, hacerlo todo bien. Se hace tan despacito y parece tan fácil. Esto es porque al principio solo vemos la punta del iceberg, de la vasta montaña de conocimientos, conceptos, técnicas y habilidades que tiene que ir uno adquiriendo para, al final (en la meta), poder decir que “sabes hacer taichi”.


Y aquí está de nuevo el error. O yo lo veo así. El conocimiento del taichi no debería ser la meta sino el camino. Y que esto no suene a mandamiento de secta rara. A ver si me explico. Yo me siento practicante cuando practico, no cuando digo “hoy he aprendido tal o cual técnica” (lo que además suele ser una percepción totalmente personal). Es decir, la meta debería ser la práctica y no la adquisición de una determinada habilidad. De esta manera, algún día podríamos decir que “lo que estamos practicando es taichi”.


Así que, volviendo al tema del título, vamos a intentar cocinar nuestro taichi a fuego lento. La receta nos la va dictando nuestro paciente maestro cada día y nosotros la repetimos hasta que nos guste el resultado. Primero hay que aprender cuales son los ingredientes necesarios: una buena dosis de equilibrio central, relajación la que pida, continuidad de principio a fin de la cocción, una pizca de tensión, la suficiente para mantener el peng,  no olvidar añadir siempre la coordinación arriba/abajo y relajar la cintura mientras removemos todo con la mente y no con la fuerza muscular. Todo esto bien mezclado se va ligando a fuego lento.


El tiempo de cocción es lo que nos gusta menos de esta receta, pues es necesario que sea lo más largo posible para que el resultado sea el esperado. Así que vamos a tener que cocinarlo hasta el infinito.

Está claro que este arte no es para impacientes. ¿O sí? Podría ser un buen tratamiento para la impaciencia. Espero que así sea y que esta profunda reflexión y la práctica de esta receta nos sea útil a mí y a algún otro impaciente que lea estas líneas, a convertirnos en unos buenos “cocineros” (veis, otra vez con metas, si es que no tenemos remedio).

Begoña Pérez Llano